Epirogénesis Secundaria

A lo largo del Secundario esta zona ha sido objeto de numerosas fases epirogénicas o movimientos verticales de bloques, alternando con períodos de calma tectónica relativa, que se traducen directamente en los cambios de flicies de sedimentación y pequeñas discordancias. El análisis estratigráfico ha mostrado las siguientes etapas:

-Movimientos triásicos, responsables de la sedimentación a nivel regional de las tres facies típicas del Trias: la primera continental, la segunda marina y la tercera, ojácies Keuper, representada en nuestro término municipal, lacustre.

-Tras un período de calma relativa, durante el Jurásico Medio, esta parte de la cuenca sufre un levantamiento, como consecuencia del cual no se deposita uno de los tramos del Dogger. Después las condiciones vuelven a ser marinas, de relativa profundidad.

-Los movimientos neokimméricos tienen lugar entre el Jurásico final y el Aptiense y producen la fragmentación del área de sedimentación en numerosas subcuencas separadas por umbrales episódicamente emergidos, que coinciden con los sectores levantados en la fase anterior. Uno de estos umbrales se extendió de SW. a NE., precisamente entre Ejulve y Molinos, y su consecuencia más directa es la ausencia de, al menos, parte del Cretácico Inferior en nuestra sucesión estratigráfica. La presencia punt,úal de Aptiense marino puede interpretarse como un hundimiento abteaptiense, aunque dados los escasos vestigios es imposible precisar su envergadura.

-La fase aústrica coincide con los movimientos de levantamiento prealbinses, que dan lugar a una regresión generalizada, a la erosión de las áreas emergidas, y al depósito de las facies continentales de Utrillas. Tras ella, con la transgresión cenomaniense, se reanuda un régimen sedimentario marino.

-Durante el Turoniensese registran de nuevo movimientos verticales ascendentes, que originan la sustitución de la sedimentación marina por otra de carácter más litoral. Estas pulsaciones se incrementan en el Senoniense Superior, hasta dar lugar a la emersión definitiva de la cuenca ibérica en su conjunto y por tanto de nuestra zona de estudio, a la vez que se produce el hundimiento de la plataforma septentrional del Ebro, que hasta estos momentos había permanecido como área continental.

Share This

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar