Ibérica

ETAPA IBERICA
La ocupación correspondiente a época ibérica es muy inferior a la detectada en la fase anterior y parece corresponder a un momento avanzado de este período. En la vega no se localizó ningún yacimiento ibérico, aunque el existente en Santa Bárbara Este y el del área de Valpodrida (Berge) debieron de explotar este sector. La densidad de las hoyas interiores es también muy baja (de 0,89 a 1,33 hall./km2), suponiendo únicamente del 8,7 al 10% del total de los yacimientos, lo que contrasta con los territorios circundantes (30,4% en el Bajo Aragón, 23,8% en el Maestrazgo y 16,5% en Cuencas Mineras). El tamaño de los mismos sería variable, al igual que la tipología. El más grande parece ser el Castilluelo de Villardecastillo I con aproximadamente una hectárea de superficie; se trata de un poblado de grandes dimensiones que debía de explotar las pequeñas hoyas del sector noroccidental, heredando con ello un espacio que durante el Hierro I estuvo ocupado por once yacimientos.
Santa Bárbara Norte es un emplazamiento de pequeñas dimensiones en un punto de gran valor estratégico, desde el que se controla el acceso a la Sierra a través del Barranco de Valdepuertas. En la Hoya de Valderriguel se localizó otro yacimiento que, por sus características, podría tratarse de un pequeño enclave agrícola.
Se aprecia, por tanto, un notable descenso tanto en los efectivos demográficos como en la importancia atribuida al territorio, que pasará a tener un carácter periférico, dependiendo, a partir del siglo III a. de J. C., de alguna de las entidades estatales con centro en territorio próximos, de las que hasta el momento se han identificado Osicerda con probabilidad en Alcañiz y Lessera en el Forcal. Con ello, los excedentes de producción saldrán fuera de este territorio, sirviendo para sustentar una estructura política escasamente representada en el mismo.
La agricultura ocupará únicamente los espacios más favorables, pudiendo ser explotados el resto por la ganadería. La minería y la metalurgia del hierro, que en el momento anterior será uno de los principales factores del desarrollo de la zona, pasará a un segundo piano, centrándose exclusivamente en las necesidades locales. La mayor parte de la cerámica procederá de los importantes centros alfareros de Alcorisa-Foz Calanda, no elaborándose en Molinos nada más que algunos recipientes de baja calidad.

Share This

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar