Bronce

EDAD DE BRONCE
Son muy escasos los indicios correspondientes al Bronce Antiguo, Medio y Tardío hallados hasta el momento en las zonas prospectadas semi-intensivamente. Este hecho hace pensar que nos encontramos ante una reducida ocupación humana en Molinos durante este período. A pesar de ello, no creemos que se ocasionara un descenso significativo de la población y, todavía menos, un vacío demográfico. Una mayor concentración de la población en asentamientos más estables pudo reducir sensiblemente el número de yacimientos generados; por otra parte, la zona prospectada comprende pocos enclaves de los habitualmente elegidos en buena parte de este periodo: puntos destacados, de muy difícil acceso y fácil defensa; también es interesante señalar la limitada proporción de yacimientos del Bronce descubiertos en las comarcas colindantes (Bajo Aragón Turolense, Maestrazgo y Cuencas Mineras) respecto del total conocido (4,9 %) en comparación con la media aragonesa (9,6 %).
flash width=”300px” height=”150px”ima_his_bronce1.swf/flash
Parece lógico pensar que en este territorio se siguieran las pautas conocidas para otras áreas próximas y de las que tenemos un buen ejemplo en la Hoya Quemada de Mora de Rubielos; existirían pequeños asentamientos con estructuras permanentes, ocupando un espacio diseñado previamente, lo que implicará el surgimiento de un protourbanismo, con casas rectangulares, defendidas por unas murallas que circundan el yacimiento. En estos poblados vivirían un número variable de individuos, que oscilarían generalmente entre 20 y 60, pudiendo existir algún caso en el que se rebasase ampliamente el centenar. Menos conocido nos es el mundo funerario, con posible perduración de las inhumaciones en cuevas y abrigos.
Las gentes del Bronce dispondrían de una organización económica y social más compleja. Poseedores de una tecnología más avanzada (metalurgia del cobre y del bronce, ¿arado?, ¿sistemas de drenaje?, …) podrían poner en explotación terrenos anteriormente incultos, aumentando los rendimientos.
En territorios cercanos (SE. de Teruel) se ha constatado que sus campos los sembraban fundamentalmente con cereales (trigo y cebada). También se sabe que tenían cantidades considerables de ganado, fundamentalmente ovejas/cabras, aunque también bueyes (¿para tiro del arado?) y cerdos, pudiendo estar igualmente presentes el perro y el caballo. Se siguió practicando la recolección (bellotas) y la caza (conejo y ciervo), aunque estas actividades perderían paulatinamente su importancia anterior. Por contra, el medio en el que se desenvolvieron era más hostil. Una vez finalizado el óptimo climático del Atlántico se iniciaría un progresivo descenso de las temperaturas acompañado, seguramente, de un ambiente algo más seco, entrando de lleno en el periodo Subboreal.
flash width=”500px” height=”700px”ima_his_bronce_asentam_contenido.swf/flash
En un momento avanzado del mismo (seguramente ya durante el Bronce Final) se producirá la fase más dura del mencionado periodo, llegándose al extremo de producirse procesos periglaciares en cotas próximas a los 1.000 m. en algunos puntos de la provincia de Teruel (cuando en la actualidad se generan por encima de los 1.500.


    Share This

    Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

    Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

    Cerrar