Pisos Bioclimáticos

En lo que antecede hemos resaltado ya la estrecha relación existente entre el clima y la vegetación. Es la Bioclimatología la ciencia ecológica que trata de poner de manifiesto la relación existente entre lo biológico y lo climatológico. En efecto, las variaciones de la temperatura (termoclimáticas) y de las precipitaciones (ombroclimáticas) con la altitud provocan ciertos cambios en los ecosistemas vegetales (zonación altitudinal), presentando evidentes correlaciones con determinados intervalos climáticos.

Estas relaciones son las que han permitido definir los llamados pisos bioclimáticos, entendiendo por tales cada uno de los espacios termoclimáticos que se suceden en una cliserie o zonación altitudinal. En un mismo piso bioclimático se pueden apreciar formaciones vegetales diferentes como consecuencia de variantes ombroclimáticas.

Cada región tiene sus pisos bioclimáticos propios con unos intervalos de valores específicos, que a su vez pueden subdividirse en horizontes o niveles que matizan los límites de distribución de algunas especies vegetales. Rivas Martinez (1987) reconoce para la Región Mediterránea los pisos inframediterráneo (no existente en la Península Ibérica), termomediterráneo, mesomediterráneo, supramediterráneo, oromediterráneo y crioromediterráneo.En el área de Molinos se encuentran representados los pisos Mesomediterráneo, definido por una temperatura media anual (T) entre 13 y 17 °C , una media de las mínimas del mes más frío (m) entre -1 y 5 °C, y una media de las máximas del mes más frío (M) entre 8 y 14 °C, y elSupramediterráneo, definido por una “T” entre 8 y 13 °C, una “m” entre -4 y -1 °C, y una “M” entre 3 y 8 °C.

En realidad nuestra zona de estudio se encuadra en una ancha franja de ecotonía entre ambos pisos, lo que le confiere un especial interés geobotánico. Aunque no siempre es fácil diferenciarlos sobre el terreno, podemos distinguir un piso mesomediterráneo superior, entre los 700 y 1.000 m. de altitud, que ocupa los valles del Guadalopillo y barrancos afluentes, pudiendo incluirse asimismo las parameras de la mitad septentrional del término, y otro supramediterráneo inferior, aproximadamente entre los 1.100 y 1.300 m., que se extiende por las parameras meridionales y áreas más elevadas del territorio de Molinos. Más adelante comentamos las principales especies bioindicadoras de cada uno de estos pisos bioclimáticos. Desde el punto de vista agroclimático se constata también una cesura en algunos cultivos tan significativos como es el olivo, ubicado en las partes más bajas y térmicas del municipio; esta oleácea encuentra aquí su límite ecológico en altitud, lo que redunda en la incertidumbre y escasez manifiesta de las cosechas. Algo parecido ocurre con el cultivo del almendro.

Aunque no disponemos de información meteorológica directa para Molinos, extrapolando los datos recogidos en los observatorios más próximos (Mas de las Matas, Calanda, Aliaga) obtenemos una precipitación media anual para la zona de estudio que oscila entre 400 y 500 mm., lo que corresponde a un ombroclima seco. A la escasez de precipitaciones, que siguen un régimen equinoccial con un acusado mínimo estival, se le suman dos características típicamente mediterráneas que constituyen dos importantes condicionantes biológicos: la irregularidad interanual y la torrencialidad de las lluvias.

Share This

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar